google.com, pub-5479388039630823, DIRECT, f08c47fec0942fa0 El Remedio mas Eficaz: Hipertensión Arterial, todo lo que debes saber.

Hipertensión Arterial, todo lo que debes saber.

La alta presión arterial o hipertensión es un trastorno común en el que, con el tiempo, la sangre hace suficiente presión contra las paredes arteriales como para eventualmente causar problemas de salud, como enfermedades cardíacas.

La presión arterial se determina tanto por la cantidad de sangre que bombea el corazón como por la cantidad de resistencia al flujo de la sangre en las arterias. Cuanto más sangre bombee el corazón, y más estrechas las arterias, más alta será la presión arterial.

Síntomas


La mayoría de las personas con presión alta no presentan signos ni síntomas, aun cuando los resultados al tomar la presión muestren niveles tan altos que son peligrosos.

Unas pocas personas con presión alta quizás tengan:

  • Dolores de cabeza

  • Dificultad para respirar o sangren por la nariz

Pero estos signos y síntomas no son específicos y generalmente no se presentan hasta que la alta presión arterial haya alcanzado una etapa grave o potencialmente mortal.


Cuándo debes consultar al médico


Probablemente te van a tomar la presión como parte de tu cita médica de rutina.

Pídele a tu doctor que te tome la presión por lo menos cada dos años de los 18 años en adelante. Si eres mayor de 40 años, o tienes entre 18 y 39 años y presentas un riesgo alto de presión arterial alta, pídele a tu médico que te tome la presión arterial todos los años.


Causas


Hay dos tipos de alta presión.

Hipertensión primaria (esencial)


Para la mayoría de los adultos no hay ninguna causa identificable para la alta presión arterial. Este tipo de alta presión arterial, llamada hipertensión primaria (esencial), tiende a aparecer gradualmente a través de los años.

Hipertensión secundaria


Algunas personas tienen alta presión arterial causada por un trastorno de salud no diagnosticado. Este tipo de presión arterial alta, llamada hipertensión secundaria, tiende a aparecer repentinamente y causa una presión arterial más alta que la hipertensión primaria. Hay varios trastornos y medicamentos que pueden causar la hipertensión secundaria, incluyendo:

  • Apnea obstructora del sueño

  • Problemas renales

  • Tumores de las glándulas suprarrenales

  • Problemas de la tiroides

  • Algunos defectos de nacimiento en los vasos sanguíneos (congénitos)

  • Algunos medicamentos, como pastillas anticonceptivas, anti-gripales, descongestionantes, medicamentos de venta libre para el dolor, y algunos medicamentos con receta

  • Drogas ilegales, como la cocaína y las anfetaminas

  • Abuso del alcohol o consumo crónico de alcohol
Factores de riesgo



La alta presión tiene muchos factores de riesgo, incluyendo:

Edad.


El riesgo de tener presión alta aumenta al envejecer. Hasta la edad mediana temprana, o aproximadamente los 45 años, la presión arterial alta es más frecuente en los hombres. Es más probable que las mujeres presenten alta presión después de los 65 años.


Raza.


La alta presión es particularmente común entre las personas de raza negra, con frecuencia se presenta a una edad más temprana que en las de raza blanca.


Antecedentes familiares.


La alta presión tiende a presentarse en familias.
Tener sobrepeso o ser obeso. Cuanto más peses, más sangre necesitarás para suministrar oxígeno y nutrientes a tus tejidos.


No hacer actividad física.


Las personas que no están activas tienden a tener una frecuencia cardíaca más elevada.  La falta de actividad física también aumenta el riesgo de tener sobrepeso.

Demasiada sal (sodio) en tu dieta.


Demasiada sal en tu dieta puede hacer que el cuerpo retenga líquido, lo que aumenta la presión arterial.

Tomar demasiado alcohol.


Con el tiempo, tomar mucho alcohol puede dañarte el corazón. Beber más de dos copas por día para los hombres y más de una por día para las mujeres puede afectar la presión arterial.

Estrés.


Altos niveles de estrés pueden provocar un aumento temporario en la presión arterial.


Algunos trastornos crónicos.


Algunos trastornos crónicos también pueden aumentar tu riesgo de alta presión, como enfermedad renal, diabetes, y apnea del sueño.

Complicaciones




La alta presión arterial que no se controla puede causar:

Ataques al corazón o accidentes cerebro-vasculares.


La alta presión arterial puede hacer que se endurezcan y se engrosen las arterias (aterosclerosis), lo que puede provocar ataques al corazón, accidentes cerebrovasculares, u otras complicaciones.

Aneurismas.


La presión arterial que sube puede hacer que tus vasos sanguíneos se debiliten y se abulten, formando un aneurisma. Si un aneurisma se rompe, puede ser mortal.

Insuficiencia cardíaca.


Para bombear la sangre contra la presión más alta en tus vasos, el músculo del corazón se hace más grueso. Eventualmente, el músculo más grueso puede tener dificultades para bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo, lo que puede causar insuficiencia cardíaca.

Vasos sanguíneos debilitados y estrechos en los riñones.


Esto puede prevenir que estos órganos funcionen normalmente.


Vasos sanguíneos más gruesos, estrechos o rotos en los ojos.


Esto puede resultar en pérdida de la visión.

Gracias por visitarnos, No olvides compartir!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículos Relacionados